Como seguramente muchos de los que lean este post estarán enterados, el porno llegó a Facebook. Pero claro, no se trata de videos con contenidos para adultos o fotos colgadas con consentimiento de los usuarios (ambas terminantemente prohibidas), sino de un código malicioso que permitió a los hackers romper...